Mi perro no quiere comer

Si tu perro no quiere comer puede deberse a varias causas de las que hablaré más abajo, pero ahora voy a distinguir básicamente entre dos grupos:

  • Perro sano que no quiere comer
  • Perro enfermo que no quiere comer

Perro sano que no quiere comer

Te aseguro que en el casi 95% de los casos se debe a que está aburrido, cansado, harto… del pienso (croquetas, bolitas, concentrado, como quieras llamarlo) que le das.

Porque, por si acabas de aterrizar en esta web y no lo sabes todavía, alimentar a un perro o a un gato con ese producto ultraprocesado, escaso de nutrientes y con solo un 10% de humedad, es muy cruel, una infamia y el origen de un montón de enfermedades: cáncer, Insuficiencia renal, problemas hepáticos, cálculos, diabetes, obesidad, problemas cardíacos, osteoarticulares, bucodentales como el sarro, epilepsia…

¿Acaso lo ves lógico, sano, alimentarías así a tus hijos?

Ponte tú a comer pienso y luego me cuentas qué te parece. A ver cuantos días aguantas. Ya te lo digo yo: ni uno

¡Ojo! Algunas veces, puede ocurrir que el perro no quiere comer debido a:

  • Estrés que puede provocar anorexia, o también depresión u otras alteraciones de su conducta (si te cambias de casa, por ejemplo, o tienes que dejarlo en una residencia canina).
  • Calor (como este verano tan asfixiante que hemos tenido)
  • Situaciones negativas o experiencias desagradables que haya tenido con el alimento.

Perro enfermo que no quiere comer

Ahora imagínate un pobre perro o gato enfermo. Que se encuentra con mal cuerpo, cansado, sin ganas de salir a pasear ni de jugar, porque no puede vivir con el malestar que siente en su organismo.

Y tú vas y le pones el plato de pienso, que en muchos casos es de prescripción para la enfermedad que tiene, y no lo quiere comer, como es lógico, y tú, con la mejor intención del mundo, se lo cuentas a tu veterinario y él te dice que hagas lo posible y lo imposible para que lo coma y que si no quiere le retires el plato y lo dejes sin comer hasta el día siguiente.

Y ahora yo te pregunto, ¿por qué a un perro o a un gato enfermo lo alimentamos con esos productos tan infames y no le damos comida natural adecuada a la enfermedad que tiene, igual que hacemos con los humanos?

Las principales razones por las que un perro enfermo no quiere comer son:

  • Nutricionales
  • Sensoriales
  • Estrés
  • Enfermedades sistémicas como metabólicas, infecciosas, inflamatorias o neoplásicas.
  • Enfermedades de tipo mecánico: como traumatismos en la cara, dentales, en el cráneo… También objetos obstruidos en la cavidad nasal, en el estómago o tracto digestivo. Si tu perro se encuentra en esta situación vas a ver que quiere comer, pero no puede porque algo se lo impide.

Mi perro no quiere comer y está decaído

El decaimiento o apatía en un perro puede ser por muchas causas.

Si dura poco tiempo (24 – 48 horas) no debes de preocuparte, obsérvalo, ve cómo evoluciona.

Pero si no ves que recupere su actividad normal pasado este tiempo, está triste, sin ganas de salir, cansado, durmiendo más horas de lo normal, llora, no quiere comer, tiene diarrea o vomita, entonces sí que debes de prestarle atención y llevarlo al veterinario, sobre todo en el caso de un cachorro, de un perro anciano o de uno que tenga alguna enfermedad.

Causas por las que mi perro no quiere comer y está decaído

  • Enfermedad
  • Ataque vírico, bacteriano o parasitario
  • Situaciones que le estresan
  • Depresión

Como he dicho más arriba, junto al decaimiento pueden aparecer varios síntomas que si se prolongan en el tiempo son la señal de que algo no anda bien:

Síntomas

  • Anorexia: Falta de apetito que puede ser provocada por un trastorno digestivo ocasionado por parásitos internos.
  • Vómito y diarrea: si tu perro está infestado por parásitos internos puede tener estos síntomas, ya que se ve alterado su tracto digestivo, incluso es muy común ver gusanos en las heces.

Tratamiento

  • Con fármacos. Si hay parásitos y esta es la causa de que el perro no quiere comer la gran mayoría de las veces tiene fácil solución: desparasitante. Yo soy muy práctico, nada de ajo o aceite de no sé qué… vas con tu veterinario y que le aplique un fármaco desparasitante, mejoran rápido en la inmensa mayoría de los casos.
  • Fluidoterapia: para evitar que se deshidrate por la pérdida de líquido con la diarrea y el vómito, algo que es muy peligroso sobre todo en cachorros y perros ancianos.

Mi perro no quiere comer su comida, pero sí la mía

Recibo muchos correos y mensajes por redes sociales de personas que me dicen:

“Carlos, mi perro no quiere comer su comida, pero sí la mía”.

Siempre contesto lo mismo: “Lógico, ponte tú a comer esas bolas secas y luego me cuentas cómo te va”.

Te aseguro que no aguantas ni un día, así que imagina cómo se siente tu perro que ve lo mismo en su plato, todos los días, los 365 días del año, todos los años de su vida.

Es tremendamente cruel, muy grave y una infamia alimentar a tu perro con pienso (croquetas, bolitas, concentrado), un producto completamente antinatural, ultra procesado y con escasos nutrientes.

Te recomiendo que leas este artículo para que veas qué contiene el pienso: «¿Cómo se hace y qué contiene una croqueta«.

Cuando tu perro rechaza el pienso y te pide de tu comida, no está haciendo nada raro, simplemente quiere comer lo que siempre han comido los cánidos en la naturaleza. COMIDA NATURAL, NO BOLAS SECAS.

Tu perro tiene que comer alimentos frescos y naturales, hechos por ti, con todo tu amor.  Una dieta natural bien hecha, de acuerdo con su peso y edad, para que se desarrolle correctamente física y emocionalmente.

Mi perro no quiere comer y vomita

El vómito y la diarrea es una dolencia muy común en los perros y, la mayoría de las veces es algo pasajero que se soluciona en 1-2 días, pero si se alarga entonces si debes de preocuparte.

Causas por las que tu perro no quiere comer y vomita

  • Parásitos intestinales (análisis de heces).
  • Enfermedad infecciosa: moquillo, parvovirus.
  • Pancreatitis
  • Enfermedad renal (vital cambiar la dieta)
  • Enfermedad hepática
  • Cuerpo extraño
  • Envenenamiento, intoxicación, vólvulo, torsión gástrica

Parásitos intestinales

Los más comunes son toxocara canis, dipylidium caninum, giardias… como te dije líneas arriba, la solución es fácil, acude a tu veterinario para aplicar un desparasitante.

Enfermedad infecciosa: moquillo, parvovirus, coronavirus…

Estas son palabras mayores, el paciente requiere hospitalización… en cuanto empiece a recuperar y acepte comida te recomiendo pollo o cerdo muy bien hervido, empieza con eso que, nutricionalmente, le ayudará muchísimo, ya después mejroaras, pero esa es la base.

Pancreatitis

Dependiendo del grado de pancreatitis es el grado de malestar y de esto depende que el perro quiera comer o no.

En casos leves con analgésico más una dieta hecha por ti baja en grasa será más que suficiente.

En los casos graves, en donde es común que el perro se ponga en posición de rezo árabe (caderas en alto y pecho pegado al suelo) está en peligro la vida y requiere, casi siempre, canalización, fármacos potentes, hospitalización…

Enfermedad renal

Casi siempre está asociada a los altos niveles de urea (BUN) en la sangre, son urgentes los fármacos del tipo IECA (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) que reducen la presión sanguínea, o vasodilatadores como benazepril, diuréticos… esto ya lo decide su médico, quien tendrá el criterio y conocimientos adecuados para combatir.

La otra parte fundamental es la dieta. Si los niveles de urea están muy elevados, NO DAR PROTEÍNA ANIMAL, porque solo la incrementarán, aquí es clave la proteína vegetal de calidad.

Enfermedad hepática

Si la principal enzima hepática, la ALT (TGP) está al doble o triple del máximo permitido, si el paciente está ictérico (mucosas color amarillo)… puedes tener un paciente con el hígado inflamado y no va a querer comer. Te recomendamos este post para aprender más: «Perro enfermo del hígado«.

Cuerpo extraño

El perro se ha comido algún cuerpo extraño, muchas veces son piedras, calcetines… un perro que esté comiendo esas cosas raras (conocido como “pica”) casi siempre tiene un problema digestivo, mira este post: «¿Tu perro es tragaldabas o un destructor? Puede ser enfermedad intestinal».

Pero más allá de eso, casi siempre hay que entrar a cirugía para extirpar el objeto, y mientras más pronto, mejor, para evitar necrosis intestinal, que es muy peligrosa.

Envenenamiento, intoxicación, vólvulo, torsión gástrica

Estas son urgencias, el perro no quiere comer, pero no puedes dejar pasar días. Aquí las horas son vitales, no hay tiempo que perder, es muy urgente que lo lleves al veterinario.

Mi perro no quiere comer por el calor

El calor nos afecta a todos y al igual que a ti se te quitan las ganas de comer, también le puede ocurrir a tu perro.

Los perros son más sensibles al calor que los humanos, por lo que es muy habitual que tengan bajadas de tensión lo que conlleva un descenso en la actividad física.

Y al moverse menos, tu perro tiene un menor gasto energético y, por lo tanto, baja su necesidad de alimentarse (hasta un 30% menos come un perro si lo comparamos con otras épocas del año).

En principio, si tu perro no quiere comer por el calor, no debes preocuparte, pero sí observarlo, tratar de estar en los lugares menos calientes… y si ves que su apetito desciende demasiado, que está muy “plof” “desinflado” llévalo al veterinario para que lo examine y descarte alguna patología.

Los perros con el calor se deshidratan y pierden muchos electrolitos.

Por eso debes hacer lo siguiente:

  • Que tenga agua fresca y limpia siempre a su disposición.
  • Que se resguarde en un sitio fresco y a la sombra.
  • No lo saques a pasear en las horas en las que más calor hace.
  • Dale de comer alimentos que contengan agua, es decir, alimentos frescos y naturales, no bolas secas (pienso).
  • Una ducha con agua fría viene muy bien.

A continuación, te dejo una receta para que le prepares una chuche refrescante (esta y otras 14 más las vas a encontrar en mi libro de 15 recetas):

Receta de premios refrescante de frutas si tu perro no quiere comer por calor

En verano las frutas son excelentes fuente de vitaminas y electrolitos que ayudan a combatir el efecto del calor y la deshidratación.

Este postre es un excelente alimento para los probióticos (la microflora del intestino) de su sistema digestivo. No olvides que para tener una salud de hierro se necesita un sistema digestivo poderoso, hay que empezar por alimentar bien a estos probióticos del intestino de nuestros amigos.

Si los cubitos son grandes te pueden salir unos 40 o 50. En tiempos de calor son excelentes. Pon 2 o 3 a la vez en un plato, Los irán chupando. No des más de 2-3 al día para perros pequeños y 5-6 para perros grandes.

Ingredientes: 1 litro de zumo de fruta (de preferencia manzana, naranja), 1 plátano maduro, 1 yogurt

Elaboración: 10 minutos.

  1. En un recipiente mezcla el plátano cortado en dados con el yogur y el zumo de fruta.
  2. Rellena la bandeja de los cubitos de hielo con esta mezcla y ponla en el congelador
  3. Después de unas horas, las chuches refrescantes estarán listas para nuestros perros.

Mi perro no quiere comer arroz

Que te quede clara una cosa:

El perro no necesita cereales en su dieta como el arroz. Sin embargo, puede vivir con ellos.

¿Esta es la mejor nutrición para un perro? NO.

El arroz no es la base de la dieta de un perro. Es un error clásico prepararle la comida al perro con el arroz como ingrediente principal. ¿Por qué? Porque es un carbohidrato y los perros en la naturaleza no ingieren más de un 10-15% de carbohidratos en su dieta.

La gente infla con arroz o patata o pasta al perro porque sale barato, pero en poco tiempo empiezan a desarrollar problemas renales, hepáticos y, sobre todo, pancreáticos.

Esto ocurre también con el pienso (croquetas, bolitas) que le das a tu perro, que contiene de un 45 a 75 % de carbohidratos.

¿Por qué un perro que come mucho arroz desarrolla problemas pancreáticos?

La mala nutrición (darle pienso a tu perro es una pésima nutrición) es uno de los desencadenantes del daño pancreático por el altísimo contenido de carbohidratos:

Como te dije antes, los carnívoros, incluidos perros y gatos, necesitan muy bajas cantidades de carbohidratos en sus dietas, un 10 a 15% del total de la dieta.

El páncreas produce, entre otras enzimas, proteasas, lipasas y amilasas, las dos primeras sirven para desdoblar las proteínas y las grasas, mientras que las últimas son para los carbohidratos.

Como los carnívoros no están diseñados para comer grandes cantidades de carbohidratos, producen muy pocas amilasas, si se da un exceso de carbohidratos (arroz, maíz, trigo…) el páncreas tiene que hacer un sobre esfuerzo para generar grandes cantidades de amilasa ¿resultado? Ese páncreas se inflama, o lo que es lo mismo, sufre una pancreatitis.

Pienso o croquetas

Imagina que tienes un hijo con pancreatitis, ¿qué le darías de comer? ¿Lo alimentarías con pienso? A que no.

¿Qué te hace creer que eso es sano para un perro?

Te decía en el punto anterior sobre la cantidad de carbohidratos en la dieta de los carnívoros como el perro.

¿Sabes qué cantidad de carbohidratos le das si lo alimentas con pienso o croquetas?

Por muy premium o súper premium (puro término rimbombante para que caigas en la trampa) que estos sean, nada más y nada menos que la friolera de 45 a 75% ¡Un crimen para la salud de un perro!

Si es gravísimo para un perro sano, ¿cómo crees que eso le caiga a un perro enfermo del páncreas?

Una bomba. Pues eso, lo que te acabo de explicar arriba sobre el exceso de carbohidratos y la producción de lipasa por parte del páncreas.

Mi perro no quiere comer y tiene diarrea

  • Las diarreas en los mamíferos como los humanos, perros, gatos… son normales y comunes el 40 a 50% del tiempo, no son graves, piensa en ti mismo, cuántas veces no has tenido excrementos poco formados o de plano diarreicos y no te encuentras malo, lo mismo pasa con tu perro, por ese lado no nos debemos de preocupar. En estos casos recomendamos dar de comer poco, pollo o cerdo bien hervido con un poco de arroz, este último, por sus propiedades absorbentes, ayuda a absorber el exceso de líquido intestinal.
  • Pero si es una diarrea explosiva, que no cede, que lo ves apagado… no pierdas tiempo y acude a tu veterinario, que puede ser peligrosa, el paciente puede deshidratarse poniendo su vida en peligro, sobre todo cachorros y ancianos.
  • Si es un cachorro cuidado con las enfermedades virales: parvovirus, distemper (aquí hay una fase gástrica que es muy común que el cachorro tenga diarrea)
  • También tengo muchos casos de perros con IBD que provoca diarrea, aquí es vital cambiar la dieta a una natural, pero debe de ser supervisada por un veterinario experto en nutrición. En estos pacientes son muy importantes los complementos, así como fármacos desinflamatorios del estilo de los corticosteroides, antibióticos del tipo metronidazol o tilosina para combatir protozoarios estilo giardia tan comunes en ellos.

Mi perro no quiere comer y vomita amarillo

A veces solo es una regurgitación (pequeña cantidad de vómito) y son clásicas en las mañanas, son difíciles de combatir.

Estos vómitos en las mañanas son difíciles de combatir y se receta para ello inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol, pero no siempre se logra que remitan.

Se logra éxito en algunos casos si se ofrece algo de comida por la mañana, calculando 30 – 60 minutos antes de cuando suele regurgitar, más algún inhibidor de la bomba de protones de los antes mencionados.

No hay que confundir la regurgitación con el vómito, cuanto este segundo ocurre es en gran cantidad y casi siempre se expulsa alimento.

Una cosa es un vómito ocasional, por lo general anecdóticos y otra que durante 1-2 días presente varios vómitos (no regurgitaciones), eso puede ser algo serio y más vale ir al veterinario para evitar males mayores, hacer análisis y tratar de dar con el diagnóstico final.

Resumen

A modo de resumen te decimos que, si tu perro no quiere comer, pero lo ves bien, observa, si en las próximas 48 – 72 horas sigue sin comer (y estás dando una dieta NATURAL y bien hecha por ti), quizá le sucede algo, hay que indagar más.

Si tu perro no quiere comer y ves cosas extrañas como diarrea, vómito, lo ves apagado… es mejor no dejar pasar más de 48 horas y acudir al veterinario para evitar males mayores.

Suscríbete al taller online gratuito. Haz click aquí.

Saludogs

4 comentarios en “Mi perro no quiere comer”

      1. Carmen espert baeta

        Hola Carlos! Te comento, mi caniche de 15años y con soplo bilateral (esta medicado) casi no tiene apetito y come (a mi parecer)muy poquito.le doy muslo de pollo hervido con manzana y zanahoria y alguna lata de comida húmeda. Esta delgadito,se cansa al sacarlo a pasear pero todavía tiene ganas de jugar ….que podría darle para que comiera con más apetito? Muchísimas gracias de antemano por tu atención.

        1. Carlos Alberto Gutiérrez

          Hola, Carmen

          Es importante un buen diagnóstico y la aplicación de medicamentos si el paciente lo precisa, que parece que sí lo haces. La base de la comida que das está bien, pero no sé si las proporciones, para aprender eso te recomendamos el libro de dietas naturales. Es muy importante que administres nutrientes ortomoleculares específicos para pacientes cardíacos, algunos de ellos estimulan el apetito, como la vitamina B, para aprender más al respecto te recomendamos el manual del paciente cardíaco:

          https://nutricionistadeperros.com/manual-paciente-cardiaco/

          Si los amamos no debemos maltratarlos, suscríbete:

          https://nutricionistadeperros.com/suscripcion

          Saludogs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mi newsletter y recibe en cada correo una ronda de consejos para que aprendas a alimentar a tu perrito o a tu gato con comida de verdad, la de casa, la que tus abuelos daban a sus perros

Además:


Accede al taller online gratuito.


Te envío a tu email el libro de “Los alimentos más peligrosos para tu perro".

REGÍSTRARSE EN ESTE EVENTO

No te preocupes, a mi tampoco me gusta el spam, y su dirección de correo electrónico estará segura.