Mi perro es un destructor, lame paredes, come piedras, excrementos…

¿Tu perro es tragaldabas o un destructor? Puede ser Enfermedad Intestinal (abajo te dejo el link).

Aquí tienes un artículo científico que respalda esto, lo copie del libro de Medicina Interna de mi querido colega, el Dr. Stephen Ettinger. Te lo recomiendo:

“Pica” se define como la ingestión de un producto no comestible. Los propietarios, generalmente, no distinguen entre la destrucción y la Pica. Si la destrucción ocurre durante la ausencia del propietario, el perro debería de ser grabado cuando se queda solo en casa, antes de diagnosticar la separación por ansiedad.

Un perro destructor diagnosticado, provisionalmente, con separación por ansiedad fue grabado cuando se quedó en casa solo y estuvo durmiendo mientras su dueño estuvo ausente. La destrucción fue asociada con “Pica” y el perro también presentó un cuadro de diarrea intermitente. Después de un chequeo médico, el perro fue diagnosticado con enfermedad inflamatoria intestinal.

Con un cambio en la dieta y un tratamiento con prednisona, la diarrea y la Pica mejoraron. Cada vez que la dosis de prednisona era disminuida, el perro continuaba con Pica. Este caso ilustra la importancia de obtener biopsias gastrointestinales cuando hay que intervenir quirúrgicamente para extraer un cuerpo extraño del perro, especialmente en casos de perros reincidentes, porque la ingestión de ese cuerpo extraño, puede ser la consecuencia de una enfermedad gastrointestinal previa. A su vez, esta enfermedad gastrointestinal puede no ser detectada si se manifiesta a través de signos clínicos que son malinterpretados como problemas de comportamiento en un principio.

Basándonos en estudios preliminares y en diferentes casos, la enfermedad gastrointestinal puede manifestarse como signos de comportamiento inusuales, incluido el lamido excesivo de superficies.

En general, también existen otros síntomas más sutiles de la enfermedad gastrointestinal, como la presencia de flatulencia, borborigmos, eructos, lamido de los labios, tragar de forma repetitiva o babear, aunque no siempre. Los propietarios no necesariamente comentan estos signos tan sutiles de la enfermedad gastrointestinal, a menos que se les pregunte específicamente.

En un estudio que se realizó en perros que lamían superficies de forma exagerada (suelos, paredes, mantas, sofás, etc.), donde los pacientes recibieron evaluaciones coincidentes realizadas por un servicio de medicina del comportamiento y de medicina interna, 14 de los 19 perros estudiados (74%) tenían desordenes gastrointestinales incluida la infiltración gastrointestinal eosinofílica o linfoplasmocítica, parálisis gástrica, síndrome de intestino irritable, pancreatitis crónica, giardia y cuerpos extraños en el aparato digestivo.

La duración media del problema de comportamiento (por ejemplo: cuanto tiempo el perro había estado lamiendo superficies) fue de 32 meses. 16 de los 19 perros lamieron superficies diariamente. El tratamiento que se siguió para el supuesto subyacente consiguió la completa curación de los signos a los 90 días en el 53% de los casos (9 de 17 perros) y a los 180 días en el 59% de los casos (10 de 17 perros) (estos resultados están inéditos).

Tres perros presentaron un descenso (más del 50%) en la duración y la frecuencia de los brotes de lamido a los 180 días. Por lo tanto, el 76% de los perros (13 de 17) mejoraron clínicamente de forma significativa, a partir de los 6 meses. De los 5 perros que no tenían anomalías gastrointestinales y no fueron tratados específicamente (con una dieta basada en proteína hidrolizada), dos de ellos dejaron de lamerse en el día 90. Uno de los perros que lamían superficies también lamía el aire (movimiento horizontal repetitivo de la lengua dentro y fuera de la boca), tenía náuseas y cerraba los ojos parcialmente; una endoscopia encontró un trozo de ropa de unos 30 cm. en su estómago, lo cual había sido expuesto para una valoración 6 meses antes de la presentación.

El tratamiento incluyó una endoscopia para extraer el cuerpo extraño y cambiar a una dieta de proteína hidrolizada y ambos, los signos gastrointestinales (lamer el aire, lamer superficies, nauseas) y el síntoma de tener dolor (ojos parcialmente cerrados) cesaron en 15 perros una vez el tratamiento fue aplicado.

Video

Mi perro es un destructor, lame paredes, come piedras, excrementos…

Bibliografía

Stephen J. Ettinger, Edward C. Feldman, Etienne Cote. Textbook of Veterinary Internal Medicine

Freeman, L. M. (2010). Beneficial effects of omega-3 fatty acids in cardiovascular disease. Journal of Small Animal Practice, 51(9), 462–470. https://doi.org/10.1111/j.1748-5827.2010.00968.x

Henderson, S. M., & Elwood, C. M. (2003). A potential causal association between gastrointestinal disease and primary polydipsia in three dogs. The Journal of Small Animal Practice, 44(6), 280–284.

Saludogs

Firma

 
 
 
Carlos Alberto Gutiérrez
Médico Veterinario Col.5950
Experto en Nutrición Canina

6 comentarios en “Mi perro es un destructor, lame paredes, come piedras, excrementos…”

      1. Gracias Carlos.. Lo vi después… Pero es aceite por lo que veo… Eso lo puede tomar? Mi veterinario ni lo conoce..
        Tengo un boxer de 9 años.. Y le Dan prednisona de 5..
        Porque supuestamente tiene el piloro del estomago inflamado.. Y siempre está con la boca cómo si masticar a chicle…
        Por eso me interesa lo del helicriso… Y por saber cómo administrarlo y dosis.. Charlie pesa unos 37k..

  1. Me parece muy interesante el artículo, tengo un perro de 7 meses y conmigo lleva 2 meses es muy mordelón y destructor he visto que a veces lame el piso, será que debería considerar llevarlo al veterinario para que le hicieran endoscopia? Su ánimo es muy bueno y come bastante bien pero siento que se queda con hambre…. ya estoy en transición de la dieta natural

    1. Hola Sara:

      Una parte es normal, están explorando y conociendo el mundo, pero debes de tener la certeza de que das una dieta sin carencias.
      Tienes el blog, nuestros libros y cursos para aprender.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mi newsletter y recibe en cada correo una ronda de consejos para que aprendas a alimentar a tu perrito o a tu gato con comida de verdad, la de casa, la que tus abuelos daban a sus perros

Además:


Accede al taller online gratuito.


Te envío a tu email el libro de “Los alimentos más peligrosos para tu perro".

REGÍSTRARSE EN ESTE EVENTO

No te preocupes, a mi tampoco me gusta el spam, y su dirección de correo electrónico estará segura.