Testimonios de mis pacientes (bueno, sus dueños)

Arin, mi border collie de año y medio, siempre había tenido problemas de intestino tras atravesar un período con giardias siendo cachorro. Las diarreas eran mucho más frecuentes de lo que podría haberse considerado normal.

Probamos con múltiples piensos "premium" e intentos de comenzar con dietas de alimentos naturales, pero nunca acababa de normalizarse. No aumentaba de peso, su pelo carecía de brillo, y siendo un perro de trabajo como es, aun manteniendo parte de su energía, nunca llegaba a estar al 100x100 de sus posibilidades.

Tras pasar por múltiples veterinarios "indocumentados" que lo único que hicieron fue cobrar y volver loco a mi perro, además de ponerlo en riesgo más de una vez por tratamientos totalmente inapropiados, hablé con el Dr. Gutiérrez y tras un exhaustivo cuestionario, pruebas coprológicas, análisis de sangre… diseñó un programa de alimentación para Arin con revisiones constantes y completamente adaptado a sus necesidades (a lo que añadió algún complemento).

Después de ir adaptando dicho programa en función de la evolución de mi perro, puedo decir que en la actualidad...ahora ya con 2 años y medio, Arin es un perro que puede comer absolutamente de todo tras haber recuperado su flora intestinal. Es vital, activo, potente, y con un aspecto físico imponente.

Todo gracias al Dr. Gutierrez que con el paso del tiempo sigue mostrando interés por la evolución de Arin y supone para nosotros un pilar para cualquier consultar o duda veterinaria que pueda surgirnos Principalmente nutricionales, pero también como prescriptor de otras disciplinas.

Soy Veterinaria. Mi perrita Runa comenzó con problemas de piel debido a alergias por el alimento comercial. Investigando en internet me encontré con el Dr. Carlos Gutierrez y decidí tomar sus cursos, como veterinaria ya intuía que el cambio iba a ser lo mejor que podía hacer por Runa, aunque nunca me imaginé el alcance que tendría en nuestras vidas.

Comencé a seguir sus lineamientos y a ver cambios inmediatos en la piel y pelo de mi perrita. Los alimentos son sumamente fáciles de hacer y los beneficios son de la tierra al cielo.

Fueron tan evidentes los cambios y beneficios vistos que me  impulsaron a tomar otros cursos con Carlos para entrenarme y ejercer como veterinaria especialista en nutrición. ¡Sus cursos cambiaron mi vida por completo!

Gracias Carlos por emprender esta gran labor de expandir un conocimiento tan desvirtuado por la industria alimentaria y tan vital para nuestras mascotas.

Hace tiempo que sigo el blog Carlos, de hecho, la dieta natural que le damos a Zar está basada en sus consejos, y nos va de maravilla. Pero hace un mes,  Zar nos dio un susto muy grande cuando se desmayó en plena calle y de repente. Le detectaron una dolencia cardiaca, aunque yo sabía e intuía que algo digestivo tenía también la culpa.

Contacté con Carlos a través de su web, le conté lo sucedido y mi duda (presión, miedo y agobio) sobre el posible problema digestivo. No solo me contestó en menos de 12 horas, algo importante para mí en este caso, si no que me pidió toda la documentación del hospital, la medicación que le habían recetado a Zar y su alimentación actual.

Me previno sobre el tipo y la cantidad de medicación que habían recetado a Zar, pero respetando la opinión de mi veterinario para no entrometerse, hizo una dieta blanda para el estado actual y el compromiso de hacer una dieta personalizada cuando estabilizara la situación, algo que vamos a hacer en breve ahora que Zar ya ha parado las diarreas y los desmayos.

Gracias a tus consejos directos, rápidos y cercanos, Zar toma la medicación correcta, ha vuelto a ser el perro que era y creo sinceramente sin temor a equivocarme que le has alargado la vida.

Gracias Carlos, además de colega, eres un profesional como la copa de un pino y ya sabes que voy a recomendarte.

Hice el curso porque, como Médico Veterinario que soy y preocupado por el tema de la nutrición, quería saber cómo Carlos lo enfocaba. Yo intuía que muy sano no debía ser el alimento procesado.

 Cada día me lo iba confirmando con los artículos que periódicamente mandaba a mi correo electrónico. Sin embargo, hasta que no tomé sus asesorías y realicé su curso no terminé de comprender la magnitud del problema, pero, sobre todo ¡la solución tan sencilla que tiene!

La información que aporta en él te cambia la manera de ver la nutrición canina y felina, a poco que estés receptivo. Y en mí, lo ha conseguido.

Muchas gracias, Carlos.

Rocío Reynoso,
México D.F.

Desde siempre hemos tenido problemas con las croquetas y el sobrepeso de nuestra perrita. No se las quería comer y las mezclábamos con comida natural. Tofi estaba sana.

Cuando encontramos una marca que sí se comió, el problema fue peor pues su hígado presentó mal funcionamiento y aumentó más de peso.

No encontramos Dr. que nos quisiera dar una dieta y tratamiento natural para su hígado.

Pero buscando en la red, localizamos al Dr. Carlos Alberto y siguiendo sus consejos generales y así como de nutrición, el jueves pasado, después de 2 meses, los análisis químicos de sangre arrojaron valores normales para mi perrita.

Seguiremos trabajando juntos, pues aun no llega al peso ideal, pero tenemos la confianza de ir por buen camino con una perrita sana y feliz. Muchísimas gracias Dr. Gutierrez.

Mi perro Zipi, comía pienso de dieta puesto que estaba gordito, pero no adelgazaba ni un gramo. Después descubrieron que era diabético y no conseguían que el azúcar le bajara de 300. Yo lo estaba pasando fatal, sólo tiene 5 años. El azúcar le empezaba a afectar mucho a la vista.

Desesperada busqué en internet y por fortuna encontré al Dr. Carlos Alberto Gutiérrez.

Tengo que agradecerle que, gracias a las dietas, indicaciones  generales, nutrientes ortomoleculares (vitaminas) que me ha indicado el doctor, mi Zipi ha adelgazado mucho, muchísimo, ¡de 20 a 16 kg! un 20%.

Todo esto después de poco más de un mes de dieta, y lo más importante que el azúcar ya la tiene a 150, todavía tiene que bajar más y perder kilos, pero en un mes ha bajado más que en 4 meses con las dichosas “bolitas” especiales para diabéticos, carísimas en comparación con los alimentos naturales y no hablemos de la calidad, y Zipi encantado de comer natural y no bolas secas ¡Qué engaño tan grande!

Yo estoy super contenta y a mi Zipi no hay más que verlo, parece otro, activo contento en su peso.... No tengo palabras, muchas gracias Dr. Gutiérrez, de corazón. De verdad, os lo recomiendo.

Alejandra Hernalz,
Argentina

Tengo una perrita, Clarita, raza PP (puro perro), la que por consejo del veterinario se alimentaba con balanceado (Bolitas, como dice el Dr. Gutiérrez). Con el tiempo noté que se le hinchaba la panza, aumentaba muy rápido de peso, tomaba gran cantidad de líquido y lo que más me apenaba, era que se agitaba demasiado cuando jugaba con la pelota.

Se lo transmití a su médico y la respuesta fue que el alimento no tenía nada que ver con esos síntomas. Luego de varias consultas, tomé la decisión de buscar por internet nuevas opciones, fue ahí que descubrí al Doctor Carlos Alberto Gutiérrez. Al conocer su trayectoria, sin dudar, comienzo a tomar su curso y darle alimentos naturales. En pocos meses la perrita tuvo una importante mejoría, desapareció la hinchazón, bajó de peso, tomaba lo normal de agua y no se agitó más. 

Esto confirma lo perjudicial que es el alimento industrializado, tan  recomendado por la mayoría de los veterinarios.

Por último, he de reconocer la valentía y la honestidad profesional del Dr. Gutiérrez, que enfrentó a todas las corporaciones, en defensa de nuestros animales. ¡Mi agradecimiento eterno!

Un abrazo y un guau muy fuerte de Clarita. 

alehernalz@outlook.com

Tengo una perrita, Noa, Yorkshire, de 14 años. Siempre la “alimenté” con pienso pero ella era reacia a comerlo. Le tenía que forzar pensando que con eso la alimentaba. Así fue durante toda su vida, pero un día Noa empezó a envejecer:

Su corazón, su hígado, le costaba respirar… Mi veterinario, después de muchas pruebas, le diagnosticó “síndrome de Cushing” y ¡La edad! Me dio una medicación y hasta que Dios quisiera.

No sabía qué hacer, Noa engordaba y sabía que eso no era bueno para ella. Pero entonces tuve la suerte de encontrar una página web que me cambió la vida. Me interesó y empecé a leer… Entonces entendí el por qué mi perrita no quería comer el pienso.  Tomé el curso del Dr. Gutiérrez, y terminé encantada.

Como Noa tenía los problemas que arriba relato, le pedí una asesoría al Dr. Gutiérrez para que me pusiera una dieta especial para ella, y después de estudiar mucho su caso “Hemos dado en el clavo”. 

Ahora come una comida sana, con sus nutrientes ortomoleculares y ¡hasta el veterinario me dice que la ve mejor! ¡Todos la ven mejor! Ha bajado 500 gramos ¡15%! que para ella es mucho, la veo muy feliz.  Ya quiere salir a la calle y para mi es una verdadera felicidad porque con la actividad que desprende, todo el mundo me dice que ¡no parece que tenga 14 años!

Muchas gracias Carlos por enseñarnos que un perro NO COME PIENSO sino comida sana porque lo que buscamos es lo mejor para ell@s.